Acceso al portal

De interés

En este espacio queremos compartirte algunos datos importantes sobre la Codificación Por Áreas.

IMPORTANCIA DE IMPLEMENTAR BPM

Las llamadas Buenas Prácticas de Manufactura (BPM) son un conjunto de directrices y procedimientos con incidencia directa en el procesamiento de alimentos que concentran su atención en temas de higiene. Estos procedimientos asociados a la forma en que se manipulan los alimentos en las diferentes etapas de la cadena alimentaria, parten desde los proveedores de materia prima hasta pasar por los ciclos de producción y comercialización, para que sean seguros, saludables e inocuos para el consumo humano. Las BPM no son solo responsabilidad de quienes producen los alimentos, también de aquellos que en la etapa final del ciclo llevan el producto hasta el consumidor final. De nada sirve tener un control perfecto si durante el transporte o durante el almacenamiento o la exhibición en el punto de venta, no se tiene un establecido un programa de control de riesgos.

Es importante revisar el marco legal de cada sector productivo el cual incorpora normas específicas desde el Ministerio de Salud y Protección Social, el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (INVIMA) y las secretarías de salud. Estas dos últimas entidades son las encargadas de hacer cumplir las normas mediante acciones de vigilancia, inspección y control. Las BPM son una garantía para establecer si un producto, o una acción puede tener un riesgo alto, medio o bajo para así implementar acciones preventivas teniendo en cuenta que las normas HACCP no están libres de riesgos. Un buen manejo abre vías para obtener certificaciones BPM, HACCP y las de ISSO 9001 y 22000.